Ocho meses de inactividad en este blog dan para muchos pensamientos encontrados. No es abandonarlo, sino desatenderlo a regañadientes, y cuando se da esa situación se genera un diálogo interno de autoconvencimiento para adaptarnos a la realidad. Pero con el tiempo ha tocado admitir la trampa y me ha quedado claro: Todo son excusas.

  • No saco tiempo en el día para escribir
    excusas para no escribir un blog

    Ilustración: Miguel Montaner

  • Tengo otros trabajos por los que me pagan y son mi prioridad
  • Lo dejo descansar un tiempo hasta que vuelva con fuerza
  • Por las noches quiero dormir, no escribir mi blog
  • No se me ocurre nada que escribir
  • No sé si puedo aportar algo útil con mi blog
  • No quiero generar más ruido e infobesidad
  • No voy a lograr nada teniendo un blog
  • Hacer un blog de nivel requiere de una estrategia y yo no tengo el talento
  • Esto no deja de ser un capricho
  • No tengo un nicho del que hablar
  • Si no soy como mínimo interesante nadie me leerá
  • Escribo cosas que ya alguien ha escrito antes
  • No encuentro la manera de ser original
  • Demasiado esfruerzo para escribir algo que se consume tan rápido
  • No me apetece hacer SEO con mis palabras clave
  • No voy a ganar dinero con mi blog
[piopialo vcboxed=”1″]Entre un blog y un millón de excusas para no escribir, que gane el primero siempre[/piopialo]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies.. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, más información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies